. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.
solapa guia eclesiastica prensa solapa_centenario plan compartir . . . .
cabezal_centenario
. . . . . .
.
    .
icono_cruz --CENTENARIO .
organismos .
.
.

logo

Hacia el Centenario
de la creación de la
Diócesis de Corrientes

1910 - 3 de febrero - 2010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.
.
.
.
btn1 btn2 btn3 .
 

EL LOGO DEL CENTENARIO

Descargar Logo Original [logo100.gif] [logo100.jpg]

El lema y el logo están relacionados y no se pueden comprender totalmente el uno sin el otro.

Está conformado por la integración de los dos símbolos más sobresalientes de la primera evangelización en nuestras tierras: La Cruz de los Milagros y la Virgen de Itatí.

La Cruz de los Milagros está representada por un símil en color rojo; y la Virgen de Itatí, por un trazo azul. La llama conforma un solo elemento con la Cruz; aunque tiene su propio significado.

La CRUZ, tiene dos connotaciones: por un lado, la histórica, trayendo a nuestra memoria el “milagro” de la Cruz en los días de la fundación de nuestra ciudad; y por otro, la teológica, haciendo presente el misterio de la Pascua.

Históricamente, la Cruz de los Milagros permite la unificación y la pacificación de distintos pueblos y razas en el Taragüí. Teológicamente, Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado, manifiesta todo el amor de la divinidad por la humanidad desde el árbol de la cruz.

Ambas connotaciones son inseparables. Mons. Stanovnik los sintetiza así: “La Cruz es signo de amor y de vida en Cristo. La Santísima Cruz de los Milagros, como herencia histórica y síntesis cultural de los valores cristianos, es el signo que mejor expresa la fe católica del pueblo correntino. (Carta Pastoral para el tercer año del Trienio)

El color ROJO de la Cruz representa la Sangre de Cristo derramada por la redención de los hombres.

El TRAZO AZUL, naciendo en la base de la Cruz, simboliza, principalmente, a María al pie de la cruz; y, secundariamente, al territorio correntino bañado por abundante agua.

La devoción a la Virgen María, Madre de Dios, se canaliza en Corrientes, desde los inicios de la evangelización, a través de la advocación de la Pura y Limpia Concepción de Nuestra Señora de Itatí la que contribuye a la civilización, a la conversión de los naturales, y a la propagación y afianzamiento de la fe cristiana. Por eso Corrientes la proclama Reina y Señora, Patrona y Protectora.

El Sr. Arzobispo nos decía: “María, junto a la Cruz, es el primer fruto de ese amor y de esa vida plena que brota del misterio del cuerpo entregado y sangre derramada del Hijo de Dios. Nosotros fuimos elegidos y llamados a ser discípulos y misioneros de esa vida y amor que brotan de la Cruz. (Carta Pastoral para el tercer año del Trienio)

 

La LLAMA al pie de la Cruz nos recuerda la incombustión, es decir, el “milagro” de la Cruz. Y, sobre todo, simboliza al Espíritu Santo, fuego de amor y fuente del ardor misionero. “Todo impulso hacia una vida humana más digna y plena se debe a la acción del Espíritu Santo. Él es quien conduce a la Iglesia a una profunda renovación, que implica reformas espirituales, pastorales y también institucionales (cf. DA 367)”. (Carta Pastoral para el tercer año del Trienio)

 

SÍNTESIS DEL LEMA Y DEL LOGO

“En el transcurso de estos años (del Trienio), nos hemos propuesto reflexionar sobre la riqueza espiritual y la fuerza transformadora que tienen los dos signos distintivos de nuestra fe: la Santísima Cruz de los Milagros y la Pura y Limpia Concepción de Nuestra Señora de Itatí.

...necesitamos volver a esos signos, encontrar en ellos las razones más profundas que dan sentido a la vida y al esfuerzo por construir una convivencia más justa y más fraterna. Queremos descubrir en estos signos la misteriosa fuerza de fe, de esperanza y de amor, que necesitamos para hacer frente a las oportunidades y peligros del tiempo presente”. (Carta Pastoral para el tercer año del Trienio)

Somos un pueblo que comparte la tierra correntina. Sus lagunas y esteros, sus arroyos pequeños y grandes, y sus caudalosos ríos, favorecen la ganadería, la agricultura y la forestación. Pero la justa distribución de la tierra es un desafío urgente e ineludible, ya que los latifundios siguen siendo un mal de nuestro tiempo.

 

 

. . . .
. . . .

Discípulos y misioneros de Jesús, con María de Itatí, junto a la Cruz.

brillo1910 - 3 de febrero - 2010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  .
. . . .
derechos reservados
guia eclesiastica prensa centenario organismos calendario links
complot